Ayuntamiento de
Meruelo

Historia

FotoNo hay ninguna constancia, ni histórica ni arqueológica, bien documentada del territorio que hoy configura el Municipio de Meruelo hasta el año 1001, en que aparece en el cartulario de Santoña. Sin embargo, sí hay ciertos datos, de que a lo largo de la Edad Media, el valle de Meruelo se convierte en zona de paso obligado de los devotos peregrinos jacobeos, a tenor de la calzada que discurría sobre el puente de Solorga, instalado en el río Campiazo, y su cercana Ermita-Hospital de la Magdalena.

Por medio de los registros municipales se sabe que fueron asistidos durante siglos multitud de peregrinos, muchos de ellos romeros a Compostela, por estar este edificio enclavado en el viejo Camino de Santiago, que discurriendo por la cornisa cantábrica llevaba a Galicia.

Los primeros testimonios conocidos del hospital de la Magdalena son de 1626.

En 1753 cuando se hace el Catastro del Marqués de la Ensenada, el hospital tenía en propiedad una pieza de tierra de dos carros, otra de nueve, otra de cuatro, otra de siete y otra de seis; una casa que servía de hospital en el barrio de la Magdalena, y diversos censos por valor de 210 ducados, todo ello proveniente de diversas donaciones, y cuyos beneficios servían para dar asistencia a los viandantes y peregrinos que se hospedaban en él. Toda esta trayectoria de siglos se truncó en 1805 cuando el Concejo de Meruelo, en cumplimiento de Reales Ordenes, procedió a subastar los bienes raíces del hospital, al igual que años después se hizo con los bienes de Nuestra Señora de los Remedios. El 1 de julio de dicho año Don Fernando de Vierna, vecino de Meruelo, se adjudicó la propiedad de treinta y cuatro carros y cuarto de tierra en 992 reales y 8 maravedíes.

Al ser el Valle de Meruelo Patrono del hospital, el procurador y diputados de su concejo firmaron el 4 de marzo de 1808 la escritura de propiedad a favor del comprador Don Fernando de Vierna.

Con esto acababa la asistencia a los peregrinos en uno de los cuatro hospitales que están documentados en Siete Villas. Quizás el edificio quedó en propiedad del Concejo de Meruelo, pues años después le vemos cumplir una importante función social en beneficio del pueblo, como fue la de servir provisionalmente de cementerio mientras se construía el actual de San Miguel de Meruelo.

FotoA mediados del s. XIV, una vez que los caballeros medievales alcanzaron gran preponderancia en detrimiento del poder eclesiástico, las gentes de Behetría (es decir, aquellas personas consideradas como dueños absolutos de su persona, y que por tanto, podían recibir por señor a quien mayor bien les hiciese) y vecinos de Meruelo, acatan como señor natural, a un miembro de la estirpe de los Agüero, en concreto, a don Pedro González, que consiguió para toda la Merindad la exención del pago de alcabalas.

Desde fines de la Edad Media, s. XIII hasta bien entrado el s. XIX, este territorio forma parte, junto a otros ocho concejos y villas, de la llamada Junta de las Siete Villas, integrada en la Merindad de Trasmiera. Los lugares se organizaron en juntas, como el resto de la Merindad, que fue incorporada por los Reyes Católicos al Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa de la Mar. En 1835 se convierte en ayuntamiento constitucional, su alcalde era nombrado por el comendador de Vallejo, de la orden de San Juan de Malta, y por el rey. Sus diputados intervinieron en las primeras juntas para la creación de la provincia de Cantabria, pero finalmente quedaron fuera.

También se sabe que la Audiencia y Ayuntamiento General de dicha Junta y, por ello, su capital se localizaban en este término, al menos desde mediados del s. XVI (1523) hasta iniciado el s. XIX (1823). Durante el Trienio Constitucional se formó este Ayuntamiento, en el seno del partido judicial de Liérganes; trece años más tarde pasó al de Entrambasaguas, donde permaneció por tiempo de cincuenta años, en que la capital se trasladó a Santoña, donde hoy sigue.

Luis Vicente de velaso e islaEntre los insignes PERSONAJES nacidos en el antigua Junta de Siete Villas sobresale la figura de Luis Vicente de Velasco e Isla a quien se le ha dedicado un monolito y que cuenta con un amplio reconocimiento por su heroica resistencia al asedio inglés en el Castillo del Morro en el 1762 en Cuba, donde entregó su vida por la patria. Los ingleses le rindieron honores, levantaron un monumento en su memoria en la abadía de Westminster y, en la Torre de Londres se guardó un estandarte hispánico capturado en El Morro. El valor de este personaje alcanzó gran dimensión ya que sus propios oponentes, los barcos ingleses, le honraban con salvas de sus cañones a su paso por el Cantábrico a orillas de la costa de Noja.

Pedro González de Agüero que destacó a la cabeza de sus hombres de guerra de Trasmiera en la Batalla del Salado contra los benimerines en 1340. El Memorial histórico-jurídico de la Biblioteca Municipal de Santander dice al respecto:

"Por haberse señalado Pedro González Agüero que venía junto a la persona real y por cabo de los soldados montañeses con el señor de la Vega (que era su primo) le hizo merced el rey de libertar a Trasmiera, su patria, de la contribución de alcabalas, de cuyo privilegio ha gozado, mostrándose sus hijos tan agradecidos que en memoria de este beneficio ordenaron que en las iglesias parroquiales se echase rogativa por su ánima en las mismas populares".

También aparecen noticias de vecinos de Meruelo que fueron indianos, y de otros que desempeñaron cargos en la Iglesia, el Ejército y la Administración de Austrias y Borbones durante el Antiguo Régimen.

Los oficios relacionados con la construcción de iglesias tuvieron especial importancia en Meruelo, tanto los maestros canteros de los que se conocen hasta 21 nombres entre los siglos XVI y XVIII, como los escultores, ensambladores y sobre todo los doradores, verdadera especialidad del pueblo, sin olvidarnos por supuesto, de los campaneros.

Meruelo es cuna de maestros canteros quienes forjaron a través de la historia un noble oficio más remunerado hoy, aunque igualmente reconocido y que alcanza el carácter de disciplina artística. No en vano, varios de ellos tomaron parte en la construcción del Monasterio del Escorial. En los últimos años, se ha puesto en marcha una escuela de Cantería con el fin de recuperar este oficio tan tradicional en Cantabria.

Este pueblo es además cuna de otro tipo de artesanos, los maestros campaneros, quienes trasladaban y exportaban el celestial sonido de estos instrumentos allende sus fronteras. En la actualidad aún quedan fraguas pertenecientes al noble oficio y es que aquí se entiende como en ningún otro lugar la importancia que supone para un pueblo el sonido de éstos melódicos instrumentos y entre cuyas funciones destacan la de transmitir noticias a través de su canto, reclamar la presencia de los vecinos para actos de diversa índole o de alizar las horas.

PERFIL ACTUAL

Vista panorámica del municipioEl Municipio de Meruelo contempla con ilusión el transcurso de sus cotidianos quehaceres. En la actualidad, San Miguel se ha convertido en un auténtico centro neurálgico y administrativo que cuenta con todo tipo de servicios y supone un punto de referencia para todas las localidades de Siete Villas.

Hace algún tiempo, cuando el sector industrial no había llegado al valle, la economía se fundamentaba exclusivamente en la ganadería, siendo la mayor parte de las reses de raza frisona, y en la agricultura, girando ésta, en torno a los cultivos de maíz, trigo, patatas y viñedos. También se cultiva el lino y las alubias o caricos. Junto a la práctica del ganado vacuno, también se atiende al cuidado del ganado caballar, lanar y cabrío y así mismo, es práctica común la caza y la pesca.

Enclavado en la comarca costera, próximo a la ría de Ajo, su paisaje aparece definido por una clara vocación agraria. El Campiazo atraviesa este municipio discurriendo plácidamente por un área de suaves pendientes que tan sólo adquieren cierto vigor al sur y oeste, coincidiendo con los vallejos de los arroyos Inceras, Pleito y Cabra, y al noreste del mismo, en la sierra del Molino de Viento.

Es precisamente en estas zonas donde se encuentran las mayores superficies de eucaliptos, que llegan a prolongarse ladera abajo hasta ocupar, en ocasiones, el mismo fondo del valle. de la vegetación que antiguamente poblaba este territorio quedan encinas, entre las que destacan las del santuario de Nuestra Señora de los Remedios o las de la casona del Mazo en San Mamés, y alguna cajiga en San Miguel. Los cultivos y prados albergan un interesante ecosistema, habitando en ellos pequeños mamíferos (topillo, ratón espiguero o erizo), aves (bisbita común, codorniz o jilguero) y algunos reptiles (lagartija común, lución o culebra de collar)

Meruelo es un pueblo de grandes artesanos y de grandes tradiciones, por eso, aún se vanaglorian de conservar sus costumbres ancestrales heredades de sus antepasados, como el juego de bolos trasmerano o pasabolo losa, que causan el estupor y admiración de cuantos lo presencian.

Y es que éste juego refleja fielmente el carácter del pueblo, independiente, recio y fuerte y al mismo tiempo jovial.

Radio Meruelo