Cabecera Ayuntamiento de Meruelo

Menú


















 



   PERSONAJES
LUIS VICENTE DE VELASCO E ISLA

Retrato de Luis Vicente de Velasco, ejecutado en 1763 por el pintor habanero José Nicolás de la Escalera. (Museo Naval. Madrid) El 9 de febrero de 2011 se cumplieron trescientos años del nacimiento en Noja de Luis Vicente de Velasco e Isla, hijo de don Pedro de Velasco Castillo, natural de Noja y Caballero del Hábito de Santiago, y de doña María Antonia de Isla Poves, natural de Isla.

La Villa de Noja, junto a los lugares de Ajo, Arnuero, Bareyo, Castillo, Güemes, Isla, Meruelo y Soano, formaba la Junta de Siete Villas, una de las que componía con las Juntas de Cudeyo, Ribamontán, Cesto, Voto, y las Dos Villas (Argoños y Escalante), la Muy Noble y Siempre Leal Merindad de Trasmiera, parte importante del Distrito de las Cuatro Villas de la Costa de la Mar de Cantabria, hoy Comunidad Autónoma de Cantabria. La Casa Consistorial y de Audiencia de la Junta de Siete Villas estaba situada en el actual barrio de la Audiencia, perteneciente al Valle de Meruelo, desde donde un Alcalde Mayor administraba justicia y gobernaba la Junta.

Combate del 1 de julio de 1762 entre el Castillo de El Morro y la escuadra inglesa. Cuadro de Rafael Monleón. (Museo Naval. Madrid).Velasco ingresó en la Real Armada con el grado de guardia-marina el año 1726, y al año siguiente le vemos recibiendo su bautismo de fuego en Gibraltar, durante el inútil asedio a que fue sometida esta plaza por el Ejército y la Marina española, y seguidamente en la conquista de Orán. Con 30 años asciende a Capitán de fragata y es destinado a nuestras posesiones americanas de las Antillas, donde tiene dos encuentros desiguales con tres navíos ingleses a los que capturó, así como a sus tripulaciones, que triplicaban a la suya, llevándolas capturadas a La Habana ante el asombro de la población. El 20 de marzo de 1754 asciende a Capitán de Navío recibiendo el mando del denominado Reina, dotado de 70 cañones.

El año 1761 es proclamado Carlos III Rey de España, y a poco de tomar posesión de la Corona española firma con sus parientes, los Borbones de Francia, un tratado llamado Pacto de Familia, por el cual ambos Reinos se aliaban para protegerse en caso de que una potencia enemiga declarara la guerra a cualquiera de ellos. Al año siguiente estalló la guerra entre Francia e Inglaterra, a la cual fuimos arrastrados a intervenir a favor de los franceses en virtud del pacto suscrito.

El día 2 de junio de 1762 una formidable escuadra inglesa al mando de Sir George Pocock cruzó al Canal de Bahama, compuesta por 23 navíos de línea, 24 fragatas, tres brulotes, tres bombardas, que montaban entre todos 2.292 cañones; 140 barcos de transporte de tropas y otros navíos menores, que transportaban 14.000 soldados de desembarco además de los tripulantes de los aproximadamente 200 buques, que eran 8.226 hombres; el siguiente día 6 se encontraba a doce millas de La Habana.

Asalto a la fortaleza de la isla del Morro, explosión de la minaLa guarnición de La Habana estaba a las órdenes del Mariscal de Campo don Juan de Prado, que un año antes había tomado posesión de su cargo, con orden expresa del Rey Carlos III de fortificar la plaza para evitar el acoso de los ingleses. Se componía la fuerza de 4.000 soldados de tropas regulares, 800 marineros de los navíos de la Armada del Marqués del Real Transporte surtos en el puerto, y 14.000 hombres bisoños de las milicias urbanas. Pero el circuito de la ciudad tenía débiles murallas, baluartes de tierra sin ninguna artillería, escasos pertrechos y municiones, pocas y malas armas, con un número insuficiente de soldados y marineros.

Al aparecer por el horizonte de escuadra inglesa, la Junta de Guerra tomó la decisión de que nuestra escuadra quedara fondeada en la bahía de La Habana, entre ellos el navío Reina, y que se echaran a pique en la canal de entrada los navíos Neptuno, Asia y Europa, para impedir que la escuadra inglesa penetrara directamente en la ciudad. Desde ese momento la seguridad de la ciudad quedaba dependiendo de la oposición que pudiera hacer a los invasores la fortaleza y castillo de El Morro, situado a la parte izquierda de la boca de la bahía, cuya defensa se encomendó a Luis Vicente de Velasco, relevándole momentáneamente del mando de su navío.

Velasco organizó la defensa de El Morro de la mejor manera posible, fortificó muros, el foso y el contrafoso, disponiendo las defensas y piezas de artillería de forma que estas obtuvieran la máxima eficacia. Se llenaron los aljibes de agua, y mandó contar las existencias de la santabárbara, y las armas de fuego y blancas disponibles en el recinto; organizó la intendencia; hizo un plan de defensa de los paramentos, foso y contrafoso y revellines. Durante cincuenta y tres días se mantuvo Velasco defendiendo la fortaleza, en los que no cesaron de noche ni de día los disparos de cañón entre ingleses y españoles.

Fortaleza del Morro en la actualidadLos ingleses, ante la imposibilidad de tomar la fortaleza aprovecharon una cueva natural situada bajo su muros, y comenzaron a horadar la peña para colocar una mina compuesta por una gran carga explosiva, que hicieron explotar el 30 de julio de 1762 y que abrió un boquete por la que entró un piquete de granaderos ingleses en el interior del recinto. Salió Velasco espada en mano a parar al enemigo, pero en la refriega una bala le penetró entre los dos pulmones, herida de la que murió al día siguiente a las nueve de la noche en su casa de La Habana, siendo enterrado en el convento de San Francisco de dicha ciudad el 1 de agosto. La fortaleza tuvo que capitular y días después lo hizo la ciudad, que paso a manos inglesas hasta que fue devuelta a la Corona en julio de 1763 a cambió de la península de La Florida.

Retrato de Luis Vicente Velasco (centro derecha), Congreso de los Diputados de Madrid.Carlos III reconocido a la defensa de la fortaleza de El Morro colmó de honores a Velasco. Concedió el título de Marqués de Velasco a su hermano Iñigo; ordenó que hubiera siempre en la Real Armada un navío con el nombre del valeroso Velasco; se convocó un concurso nacional de versos que fue ganado por el famoso poeta Nicolás Fernández de Moratín; se puso su retrato en el Congreso de los Diputados, allí está; la Real Academia de San Fernando acuñó una medalla en tres metales con su efigie, ordenó pintar un lienzo con el asalto inglés a la fortaleza, dispuso un premio por el diseño de un mausoleo para el héroe, y la hechura de dos bajorrelieves relativos a su proeza; por su parte, los ingleses grabaron estampas con su retrato, le levantaron un monumento en la Abadía de Westminster, y sus barcos de guerra ponían los pabellones a media asta, tocaban sus sirenas y disparaban salvas en su honor al pasar delante de la casa torre solar de Noja donde había nacido el héroe.

Y, por último, cinco meses después de haber muerto Velasco, el Ayuntamiento General de la Junta de Siete Villas acordó levantar un monumento y estatua frente a su Casa de Ayuntamiento a la memoria:

“de su Ilustrísimo hijo, el Gran Capitán Don Luis Vicente de Velasco, Gobernador y Comandante del fuerte y Castillo de El Morro, donde, después de airosa y Noble defensa que por espacio de cincuenta y tres días, hizo contra el ejército inglés y la formidable escuadra de trescientos (?) navíos; murió, en fin, defendiendo espada en mano su Religión, su Rey, y su Patria, dejando lleno de admiración al mundo por su valor y conducta; y de honor y gloria a toda la Monarquía Española; particularmente a esta Nobilísima Junta, que tiene la gloria de haber sido cuna de un Héroe que es el único que puede llamarse grande en las Historias, como dirán ellas mismas, sus enemigos y toda Europa”.

Medallas de Velasco y González (anverso) y defensa del Morro (reverso), grabador Prieto, 1763Medallas de Velasco y González (anverso) y defensa del Morro (reverso), grabador Prieto, 1763

El pedestal fue diseñado por el arquitecto en cantería Cosme de Vierna Mazo, y ejecutado por el también arquitecto Francisco de Menezo Fernández, ambos vecinos de Meruelo, en precio de 1.500 reales; y allí sigue en el barrio de la Audiencia de Meruelo la muestra de agradecimiento de sus coterráneos.

La corporación Municipal de Meruelo, heredera del medieval Concejo del Valle de Meruelo, sede que fue durante siglos del Ayuntamiento General de la Junta de Siete Villas, y que sigue conservando el monumento citado, tiene previsto organizar distintos acontecimientos culturales durante un año, para difundir y valorar la memoria de tan ilustre figura de la Historia de España y de la Cantabria decimonónica.

Luis de Escallada González

Centro de Estudios Montañeses

Sociedad Cántabra de Escritores

Artículo publicado en el periódico El Mundo en Cantabria el 9-2-2011

 

© 2011 Ayuntamiento de Meruelo
Teléfono:942 637 003 E-mail: secretaria@meruelo.es
Optimizado para Internet Explorer 6.0 y superior (800x600 px)